Publicado: 30 de Diciembre de 2014 a las 10:49

Desratización

La desratización tiene como objetivo la eliminación de ratas y ratones de un determinado ambiente. Puede ser concebida desde dos aspectos diferentes:

  • Desratización pasiva: son las técnicas defensivas que impiden que los roedores penetren, vivan y proliferen en los locales o instalaciones. Se orientan a la modificación de las condiciones ambientales con objeto de prevenir y limitar la expansión de dichas especies.
  • Desratización activa: integrada por métodos ofensivos, físicos, químicos y biológicos cuyo objetivo es el control de las poblaciones de ratas y ratones.

Cada uno de estos dos grupos engloba una serie de procedimientos, métodos y técnicas diferentes y, muchas veces, para conseguir el éxito en el control de roedores es recomendable combinar diferentes sistemas según las características del problema y si se trata de acciones de choque o mantenimiento.


Algunas especies de roedores (principalmente, la rata gris, Rattus norvegicus, la rata negra, Rattus rattus, y el ratón doméstico, Mus musculus) se comportan como animales altamente adaptados al medio y capaces, de darse las circunstancias ambientales propicias, de colonizar infraestructuras urbanas como por ejemplo, el sistema de alcantarillado, y de acceder al interior de viviendas, locales e industrias.


Estos roedores son un riesgo para la salud pública, ya que son responsables de la transmisión de diversas enfermedades al ser humano actuando como reservorios y vectores de enfermedades; además, contaminan el agua, los alimentos y las mercancías. Asimismo, son capaces de causar graves daños en instalaciones y edificaciones deteriorando la calidad del ambiente interior.


En consecuencia, la existencia de un plan de prevención y control de roedores (generalmente denominado Plan de Desratización) es imprescindible.

Nuestro Director Técnico mediante un Diagnóstico de Situación determinará las acciones a adoptar que quedarán reflejadas en el Certificado de Tratamiento.


Asesoramos y tratamos siempre de manera individualizada a cada uno de nuestros clientes, ofreciendo un servicio personalizado conforme a sus necesidades. 



Desinsectación

La desinsectación es la acción de eliminar determinados artrópodos dañinos, insectos principalmente, por medio de métodos químicos, físicos o mediante la aplicación de medidas de saneamiento básico. Los artrópodos (cucarachas, insectos, arácnidos, ...) pueden llegar a ser un riesgo potencial para la salud pública, originaando un variado espectro de afecciones infeccionsas, toxicas y alérgicas. Además, constituyen un foco de contaminación de alimentos, deteriorando los materiales y mercancias y produciendo molestias diversas.


De las numerosas especies de artrópodos, solo algunas de ellas desarrollan poblaciones que deterioran nuestra salud, alimentos y modo de vida cayendo así bajo el calificativo vulgar de plagas.


En consecuencia, la existencia de un Plan de Prevención y Control de artrópodos (generalmente denominado Plan de Desinsectación ) es esencial para garantizar la calidad en los ambientes interiores y exteriores.

Utilizamos diferentes métodos de desinsectación:


- Fumigación y/o pulverización de productos biocidas.

- Creación de barreras mediante el uso de biocidas.

- Colocación de trampas adhesivas con feromonas.

- Colocación de trampas adhesivas con atrayentes alimenticios.

- Colocación de cebo mediante inyección de gel.

- Sistemas mecánicos y eléctricos.


Nuestro Director Técnico mediante un Diagnóstico de Situación determinará las acciones a adoptar que quedarán reflejadas en el Certificado de Tratamiento.


Asesoramos y tratamos siempre de manera individualizada a cada uno de nuestros clientes, ofreciendo un servicio personalizado conforme a sus necesidades. 



Desinfectación

La presencia de microorganismos, en ambientes interiores y exteriores, por encima de determinados umbrales representa un riesgo potencial para la salud pública. Con el fin de evitar que se produzca esta situación, es necesario establecer medidas de prevención y control dirigidas a la reducción de la tasa microbiana hasta niveles considerados seguros.


La técnica de la desinfección tiene como finalidad la eliminación de los microorganismos patógenos(bacterias, virus y hongos). Cuando la desinfección es necesaria, se debe dar prioridad a los métodos físicos (calor, radiación, etc.) sobre la utilización de los físicos-químicos de desinfección (ionización Cu-Ag, Ozono, etc.) y de desinfectantes químicos.


La desinfección debe ser siempre posterior a la limpieza. Los compuestos oxidantes clorados (lejías, hipocloritos, etc...) son los más utilizados en la desinfección de superficies mediante fregado tradicional.

Cuando es necesario valorar el riesgo biológico se diseñará el Plan de Desinfección mediante el que se establecerá el procedimiento de evaluación, caracterización y control de riesgo. Las actuaciones estarán condicionadas por la determinación previa del riesgo microbiano específico.


Nuestro Director Técnico mediante un Diagnóstico de Situación determinará las acciones a adoptar que quedarán reflejadas en el Certificado de Tratamiento.


Asesoramos y tratamos siempre de manera individualizada a cada uno de nuestros clientes, ofreciendo un servicio personalizado conforme a sus necesidades.  

contacto

productos

Descargar archivos