Publicado: 8 de Junio de 2016

Diversos municipios del sureste de la Comunidad de Madrid se encuentran en alerta por los efectos de una plaga de mosquitos y moscas negras nacida en las riberas de los ríos Jarama y Henares.

Estos insectos, que aparecen cada primavera por el mantenimiento inadecuado de los márgenes del cauce, afectan a más de 600.000 personas del corredor del Henares. No obstante, por su proximidad con los ríos, los habitantes de Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Velilla de San Antonio y Arganda del Rey (340.000) lo sufren especialmente, con mayor incidencia entre los niños. La mosca negra es la que representa una mayor preocupación, ya que su picadura es muy dolorosa y puede infectarse con facilidad. Este insecto tiene la particularidad de que muerde a su víctima, provocando importantes habones en la piel.

Dada la alarma generada y la sucesión del problema durante los últimos cuatro o cinco años, los alcaldes de Arganda, Rivas Vaciamadrid, Velilla, Mejorada del Campo y San Fernando de Henares han convocado para hoy una rueda de prensa para denunciar la dejadez de los responsables del mantenimiento de los ríos: la Comunidad de Madrid y la Confederación Hidrológica del Tajo.

Las plagas son una de las consecuencia del asentamiento humano en las cuencas de los ríos. La regresión de los ecosistemas implica la aparición de las denominadas como especies oportunistas. Así ocurre con estos mosquitos y moscas negras, multiplicados por la desaparición progresiva de sus especies depredadoras. En ese sentido, la zona de ambos cauces se considera muy degradada, dada la desaparición de diversas especies.


Fuente: ABC

AGC - Control de Plagas